Los Grandes Aliados de la Celulitis

0
64
cirugiaplasticaysalud com la celuliti
loading...

Los Grandes Aliados de la Celulitis

Los Grandes Aliados de la Celulitis

 

La celulitis es un problema intrínseco de la mujer y va unido a procesos hormonales y deficiencias circulatorias. En este artículo veremos cuáles son sus mayores aliados, pues una vez identificados será más fácil evitarlos y conseguir ganar la batalla a esta antiestética enfermedad de la piel, que en los peores casos puede tornarse en muy dolorosa y comprometer nuestra calidad de vida.

  • Las grasas de origen animal: Alimentos como las carnes grasas, los embutidos o la mantequilla son poco saludables y aportan un exceso de grasa que se acumula en los tejidos adiposos y resulta difícil de eliminar.
  • El azúcar: Los azúcares simples, de absorción rápida, que se encuentran en pasteles, dulces, chocolate, azúcar o miel, se transforman muy fácilmente en grasa y pasa a engrosar tu celulitis. A tener en cuenta que un consumo excesivo de fruta tampoco te beneficiará pues el azúcar que contiene la fruta (fructosa) también suma, por lo que algunos expertos recomiendan limitar la fruta a dos piezas diarias, y aumentar el consumo de verduras.
  • La sal: Hace que retengas líquidos y aumente la inflamación por lo que deberás reducir su consumo. Para que tus platos no resulten sosos, condimentarlos con zumo de limón, perejil y otras hierbas aromáticas.
  • La leche: Es un alimento que en exceso tampoco resulta apropiado. Además de ser uno de los mayores generadores de alergias, problemas digestivos e incluso hormonales, contiene azúcares de absorción rápida que favorecen la aparición de la “piel de naranja”. Puedes tomarla con moderación o sustituirla por leche de soja, avena o arroz.
  • El sedentarismo: La ausencia de ejercicio frecuente agrava los problemas circulatorios. Las grasas acumuladas deben eliminarse a través del torrente sanguíneo por lo que una circulación lenta hará mucho más difícil su eliminación, favoreciendo su acumulación en los tejidos. Si tu trabajo te obliga a permanecer mucho tiempo sentada o de pie, procura contrarrestar sus efectos.
  • La ropa ajustada: Este tipo de ropa entorpece la circulación. Opta por prendas cómodas y elásticas o amplias, e idealmente de tejidos naturales que dejen a la piel transpirar.
  • El tabaco: Podría escribir un artículo en exclusiva para hablar de su adictivo consumo y todos sus horrores, pero en esta ocasión me limitaré a decir que el humo deteriora la microcirculación, que a través de los capilares lleva nutrientes y oxígeno a las células, impidiendo su correcto funcionamiento.
  • El alcohol: Favorece que aumenten los niveles de ácidos grasos en la circulación. Además de favorecerse la acumulación de grasa en los lugares donde menos nos gusta, también aumenta el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.
  • El estrés: Puede ser determinante en la propagación del proceso porque la ansiedad y los nervios incrementan la producción de hormonas y por tanto la fragilidad capilar y el acopio de toxinas en los tejidos, por no hablar de que nos pirraremos por los dulces debido a su efecto tranquilizante en ciertas dosis, y cometeremos excesos.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here