loading...
Buy Website Traffic

Continuación del Capítulo 1 Cálculos biliares en el hígado – Un severo riesgo para la salud

¿Cómo Sé Si Tengo Cálculos Biliares?

calculos viliares

Durante mi investigación con miles de pacientes sufriendo todo tipo
de enfermedades, incluso enfermedades terminales, he encontrado que cada persona tiene grandes cantidades de cálculos biliares en el hígado y, en muchos casos, en la vesícula. Al eliminar estas piedras con la limpieza del hígado y al introducir simples hábitos de salud y medidas de apoyo, mis clientes se han recuperado de enfermedades que han desafiado a los métodos de tratamientos convencionales y alternativos.

Lo que se describe a continuación es una descripción de algunos de las
más comunes señales que indican la presencia de cálculos biliares en el
hígado y la vesícula. Si usted tiene algunas de ellas, es muy probable que
derive grandes beneficios a partir de la limpieza del hígado. En mi
consulta, he encontrado que algunas de estas indicaciones son muy
precisas. En el caso de que usted no este seguro sobre la presencia o no de
piedras, la limpieza de hígado pudiera ser útil de cualquier manera; puede
mejorar su salud significativamente, sin importar su situación. Hay un
viejo refrán que dice que “en la acción esta la reacción.” La única forma
de comprobar que usted tiene cálculos biliares es llevando a cabo una
limpieza del hígado. Usted descubrirá que al remover todas las piedras,
sus síntomas de enfermedad desaparecerán gradualmente y su salud
regresará a su estado normal.

Señales y Marcas La Piel

La principal función de la piel es el continuamente ajustar el interior de
nuestro cuerpo al siempre cambiante ambiente externo, como la
temperatura, la humedad, la luz, etc. Además, se encarga de protegernos
de heridas, microbios y otros agentes dañinos. Junto con el tener que
enfrentarse a estas influencias externas, la piel también monitorea y cambia de acuerdo a los cambios internos que suceden dentro del cuerpo.
Por lo tanto, refleja la condición de los órganos y los fluidos corporales,
incluyendo la sangre y la linfa.

Cualquier funcionamiento anormal del
cuerpo durante un largo periodo de tiempo inevitablemente se representará
en la piel como imperfecciones en la piel, decoloración o cambios como
piel reseca, piel grasosa, arrugas, líneas de expresión, etc. Casi todas las
afecciones de la piel son consecuencia de problema de equilibrio hepático.
Los cálculos biliares conducen a problemas circulatorios, los cuales
reducen el suministro de nutrientes a la piel, previniendo su sano
desarrollo y la rotación normal de las células de la epidermis. Las
siguientes señales son particularmente indicativas de cálculos biliares en el
hígado y la vesícula:

  • Puntos negros y parches de color café chicos y grandes que son
    del color de pecas o lunares. Por lo general aparecen en ambos lados,
    izquierdo y derecho de la frente, entre las cejas o debajo de los ojos.
    También pueden aparecer justo arriba de los hombros o entre los omoplatos. Los más notables son los llamados lentigos en la parte anterior de manos y antebrazos, y usualmente vistos entre la gente de edad media y mayores. Si los cálculos biliares, espontáneamente excretados por la vesícula se quedan atorados en el colon, esas manchas también aparecen donde el pulgar y el índice se unen. Los lentigos por lo general desaparecen gradualmente después de que la mayoría de las piedras son removidas del hígado y la vesícula.
  •  Arrugas verticales en medio de las cejas. Puede haber una, dos y
    hasta tres líneas profundas en esta región. Estas líneas o arrugas, las
    cuales no son a causa del envejecimiento natural, indican una
    acumulación de muchos cálculos biliares en el hígado. Muestran que el
    hígado se ha expandido y endurecido. Entre más sea la profundidad y
    longitud de las arrugas, mayor será el deterioro de la función hepática.
    Una línea cerca de la ceja derecha también indica una congestión en el
    bazo. Además, las líneas verticales representan una gran cantidad de ira
    y frustración reprimidas. La ira aparece cuando los cálculos biliares
    impiden el flujo de la bilis. La naturaleza biliosa se da cuando las
    toxinas quedan atrapadas -toxinas que el hígado trata de eliminar a
    través de la bilis. De manera contraria, la ira puede provocar la
    formación de cálculos biliares. Si las arrugas son acompañadas por
    parches blancos o amarillos, puede haber un tumor desarrollándose en
    el hígado. Los granos o el crecimiento de pelo entre las cejas, con o sin arrugas, indican que el hígado, la vesícula y el bazo están afectados.
  •  Arrugas horizontales a través del puente nasal. Estas son una
    señal de afecciones pancreáticas debido a cálculos biliares en el hígado.
    Si una línea es muy profunda y pronunciada, puede sufrir pancreatitis o
    diabetes.
  • Coloración oscura o verde en el área de las sienes en la cabeza.
    Esto muestra que el hígado, la vesícula, el páncreas y el bazo se
    encuentran subutilizados debido a depósitos de cálculos biliares en el
    hígado y la vesícula. Esto puede estar acompañado de un color azul o verde en ambos lados del puente nasal, lo que indica un mal funcionamiento del bazo. Una línea horizontal a lo largo del puente nasal indica una debilidad del páncreas.
  • Piel grasosa en el área de la frente. Esto refleja un pobre desempeño del hígado debido a cálculos biliares. Lo mismo aplica a una excesiva transpiración en esta parte de la cabeza. Un color amarillo de la piel de la cara indica desórdenes en las funciones biliares del hígado y la vesícula, así como debilidad del páncreas, los riñones y órganos excretores.
  • Pérdida del cabello en la región central de la cabeza. Esta marcaindica que el hígado, el corazón, el intestino delgado, el páncreas y los órganos reproductivos están cada vez más congestionados e irritados.

Hay una tendencia a desarrollar enfermedades cardiovasculares, problemas digestivos crónicos, y formación de quistes y tumores. Las canas a temprana edad significan que las funciones del hígado y la vesícula se encuentran disminuidas.

La Nariz

  • Endurecimiento y engrosamiento en la punta de la nariz. Esto
    indica una debilidad hepática crónica, resultante en el endurecimiento
    de las arterias y la acumulación de grasa alrededor del corazón, el
    hígado, el bazo, los riñones y las glándulas de la próstata. Si el crecimiento es excesivo y se pueden ver los vasos sanguíneos, un ataque cardiaco o una apoplejía pueden ser inminentes.
  • La nariz esta constantemente enrojecida. Esta condición muestra una condición anormal en el corazón, con una tendencia hacia la alta presión sanguínea (hipertensión). Una nariz de color morado (púrpura) indica baja presión sanguínea. Ambas condiciones son causadas por un desequilibrio en la función hepática y de los riñones.
  •  Nariz leporina (fisurada) o grietas en la punta de la nariz. Esta
    marca indica un ritmo cardiaco irregular y soplos en el corazón. Si una
    parte de la nariz es más grande que la otra, esto muestra que un lado del
    corazón esta anormalmente crecido. Esta condición puede estar
    acompañada por Arritmia y Ataques de Pánico. Puede haber una
    severa congestión linfática causada por desórdenes digestivos como
    constipación, colitis, úlceras estomacales, etc. Las funciones hepáticas
    se disminuyen debido a grandes cantidades de cálculos biliares
    impidiendo el flujo sanguíneo a las células hepáticas. Las secreciones
    biliares son insuficientes. [Nota: Yo personalmente he visto hendiduras
    en la nariz desaparecer después de una limpieza del hígado.]
  •  La nariz se inclina hacia la izquierda. A menos de que sea el
    resultado de un accidente, la forma asimétrica de la nariz implica que
    los órganos en el lado derecho del cuerpo tienen menor actividad. Estos
    incluyen al hígado, la vesícula, el riñón derecho, el colon ascendente, el ovario o testículo derecho y el lado derecho del cerebro. La principal causa de esta condición es la acumulación de cálculos biliares en el hígado y la vesícula (la nariz probablemente regrese a su posición central toda vez que se remuevan las piedras).

Los Ojos

  • El color de la piel debajo de los ojos es amarillento. Esto indica
    que el hígado y la vesícula están sobre-activos. Un color oscuro y hasta
    negro en la misma área es el resultado del agotamiento de los riñones,
    vejiga y órganos reproductivos como consecuencia de un viejo
    problema en el sistema digestivo. Un color pálido o grisáceo aparece
    cuando los riñones y ocasionalmente los pulmones tienen un
    funcionamiento defectuoso debido al mal drenaje linfático de estos
    órganos. También el sistema endocrino pudiera estar afectado.
  • Bolsas rellenas de agua debajo de los párpados inferiores. Estas se forman debido a la congestión de los órganos digestivos y excretores, los cuales afectan el adecuado drenaje linfático del área de la cabeza. Si estas bolsas son crónicas y contienen grasa, esto indica hacia la presencia de inflamación, quistes y potenciales tumores en la vejiga, los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y la próstata.
  • Una nube blanquecina cubre la pupila del ojo. Esta nube consiste principalmente de mucosa y partículas de proteínas en descomposición.Esto indica el desarrollo de cataratas a consecuencia de un pobre y duradero desempeño hepático y digestivo.
  • Enrojecimiento constante en la parte blanca del ojo. Esta condición es causada por capilares salientes, lo que indica enfermedades en las funciones circulatorias y respiratorias. Los parches de mucosa blanca/amarilla en lo blanco del ojo muestran que el cuerpo esta acumulando cantidades anormales de sustancias grasas porque el hígado y la vesícula han acumulado grandes cantidades de cálculos biliares. Cuando esto sucede, hay una tendencia a desarrollar quistes y tumores benignos y malignos.
  • Una gruesa línea blanca cubre partes de la periferia del iris, especialmente la parte inferior. Esto indica la acumulación de grandes cantidades de colesterol en sistema circulatorio sanguíneo.

También hay severa congestión y retención de grasas en el sistema linfático. [Nota: si usted desea entender la conexión entre los ojos y el iris con las varias partes del cuerpo, le recomiendo que estudie iridología o interpretación de los ojos].

  • Los ojos han perdido su brillo y lustre natural. Esto indica que
    ambos hígado y riñones están congestionados y no se puede filtrar la
    sangre correctamente. La sangre “sucia”, cargada con toxinas y
    productos de desecho es más pesada y lenta que la sangre limpia. La
    sangre gruesa reduce la circulación y reduce el suministro de oxígeno y
    nutrientes a las células y órganos, incluyendo los ojos. Si esta condición
    persiste, las células se deterioraran e inevitablemente envejecerán o se
    morirán. Las células de los ojos y el cerebro se ven particularmente
    afectadas porque la sangre tiene que luchar contra la gravedad para
    alcanzarles. La mayoría de los problemas de visión son el resultado
    directo o indirecto de la capacidad disminuida de limpieza sanguínea en el hígado y los riñones. La sangre limpia y rica en nutrientes de un hígado saludable y eficiente puede fluir fácilmente y alimentar los tejidos del ojo de una mejor manera, por lo tanto mejorando la mayoría de los problemas oculares.

La Lengua, Boca, Labios y Dientes

  •  La lengua tiene una capa amarilla/blanca, especialmente en la
    parte de atrás. Esto indica un desequilibrio en la secreción de bilis, la
    cual es la mayor causa de problemas digestivos. Los residuos tóxicos
    de la comida no digerida, fermentada o en descomposición permanecen
    en el tracto intestinal. Esto bloque el flujo de la linfa en el conducto
    toráxico y previene la remoción de las toxinas y microbios en la
    garganta y la boca.
  • Impresiones dentales en los costados de la lengua, frecuentemente acompañados de descargas de mucosa blanca. Esto indica una pobre digestión y la inadecuada absorción de nutrientes en el intestino delgado.
  • Granos en la lengua. Son indicadores de una pobre digestión y la presencia de comida fermentada o en descomposición en ambos intestinos grueso y delgado.
  • Grietas en la lengua. Estos son señales de un viejo problema en el colon. La comida no se mezcla con suficiente bilis, lo que permite que ácidos tóxicos dañen y trastornen las paredes del colon. Puede haber un poco o nada de descargas mucosas en la lengua.
  • Continúas descargas de mucosas a la garganta y boca. La bilis puede regurgitarse hacia el estomago, irritando su revestimiento protector y causando la excesiva producción de mucosa. Alguna de la bilis y la mucosa pueden llegar el área de la boca. Esto puede crear un mal sabor (amargo) en la boca y da pie a repetidos intentos de limpiar la garganta, lo que muchas veces significa toser. La descarga de mucosas sin el sabor amargo es el resultado de una pobre digestión de la comida y la generación de toxinas. La mucosa ayuda a atrapar y neutralizar algunas de estas toxinas, pero produce la congestión como efecto secundario.
  • Mal aliento y eructos frecuentes. Ambos indican la presencia de comida mal digerida, fermentada o en descomposición en el tracto gastrointestinal. La bacteria que actúa en el material de desecho produce gases, los cuales en ocasiones pueden ser tóxicos, de ahí el mal olor que emana del aliento.
  • Formación de costras en las esquinas de la boca. Esto indica la presencia de úlceras duodenales, causadas por la regurgitación de bilis en el estómago, u otras razones mencionadas anteriormente. Las úlceras en varias partes de la boca o la lengua son muestra de que hay inflamación o ulceración en las partes correspondientes en el tracto gastrointestinal. Por ejemplo, una úlcera bucal en la parte exterior del labio inferior indica la presencia de úlceras en el intestino grueso.

Herpes en el labio corresponde a una severa inflamación y ulceración
en la pared intestinal.

  • Manchas oscuras o parches en los labios. Estas marcas ocurren
    cuando las obstrucciones en el hígado, la vesícula y los riñones resultan
    en la disminución y estancamiento de la circulación sanguínea y el
    drenaje linfático por todo el cuerpo. Puede haber una constricción
    avanzada y anormal de los capilares sanguíneos. Si el color de los
    labios es rojizo (oscuro) o morado, esto indica que las funciones
    cardiacas, pulmonares y respiratorias se encuentran disminuidas.
  • Labios hinchados o expandidos. Esta condición indica enfermedades intestinales. Si el labio inferior esta hinchado, el colon sufre de constipación, diarrea o ambos, alternadamente. Los gases son producidos por la comida mal digerida, lo que da pie a la hinchazón e incomodidad abdominal. Un labio superior hinchado indica problemas estomacales, incluyendo la indigestión, frecuentemente acompañada de acidez estomacal. Una boca apretada y anormal indica que la persona sufre de problemas del hígado, vesícula y probablemente los riñones. Si el labio inferior esta seco, se agrieta y pela fácilmente, puede haber ya sea constipación o diarrea crónica, y grandes cantidades de ácidos tóxicos prevalecientes en el colon. Esta condición esta acompañada de una severa deshidratación de las células del colon.
  • Encías hinchadas, sensibles o sangrantes. Cualquiera de estos síntomas ocurre cuando el drenaje linfático en el área de la boca es ineficiente debido a una congestión de la linfa intestinal. Hay una sobrecarga de compuestos ácidos en la sangre. La inflamación en la garganta, con o sin inflamación en las amígdalas, también es resultado de una obstrucción linfática. La amigdalitis, la cual es frecuente en los niños, es una señal de una constante retención de toxinas contenidas en los líquidos linfáticos.
  • Problemas dentales. Son generalmente causados por desequilibrios nutricionales. Una pobre digestión y el sobre-consumo de comidas refinadas, procesadas y creadoras de ácidos, como el azúcar, el chocolate, la carne, el queso, el café, la soda, etc., despojan al cuerpo de sus minerales y vitaminas. Los adultos por lo general tienen 32 dientes. Cada diente corresponde a una vértebra en la columna y cada vértebra esta conectada a un órgano o glándula de importancia. Por ejemplo, si cualquiera de los cuatro dientes caninos tiene caries, esto indica la presencia de cálculos biliares en el hígado y vesícula. Los dientes, particularmente los caninos, con color amarillento indican la presencia de toxinas en los órganos localizados en la región abdominal media, léase el hígado, la vesícula, el estómago, el páncreas y el bazo. Las bacterias no son las responsables de las caries en los dientes. Ellas solo atacan al diente cuando ya existe un desequilibrio en el radio ácido/alcalino. Las secreciones de saliva también juegan un muy importante papel en la protección de los dientes. Los dientes verdaderamente saludables duran toda la vida.

Las Manos, Uñas y Pies

  •  Piel grasa y blanca en las puntas de los dedos. Esto es señal de
    disfunciones en el sistema digestivo y linfático. Además, el hígado y
    los riñones pueden estar desarrollando quistes y tumores. Hay una
    descarga de azúcar y grasas excesivas.
  • Uñas color rojo oscuro. Apuntan a un alto contenido de colesterol,
    ácidos grasos y minerales en la sangre. El hígado, la vesícula y el bazo
    están congestionados y con poca actividad, y todas las funciones
    excretoras están sobrecargadas con productos de desecho. Las uñas
    blanquecinas indican la acumulación de grasa y mucosa en y alrededor
    del corazón, el hígado, el páncreas, la próstata y los ovarios. Esta
    condición se acompaña de una pobre circulación sanguínea y bajos niveles de hemoglobina (anemia).
  • Líneas verticales en las uñas. Estas por lo general son indicativas de una pobre absorción de comida y la interrupción de importantes funciones digestivas, hepáticas y renales. Puede haber una fatiga general. Líneas verticales marcadas fuertemente en las uñas y que tengan puntas separadas muestran que las funciones de los testículos y los ovarios están desequilibradas, a consecuencia de la poca eficiencia de los sistemas digestivo y circulatorio. Mellas horizontales en las uñas muestran cambios inusuales o drásticos en los hábitos alimenticios. Los puntos blancos en las uñas muestran una excesiva eliminación de azúcares de varias fuentes alimenticias, acompañado de una pérdida de calcio o zinc.
  • Endurecimientos en la planta del pie. Esta condición muestra un endurecimiento progresivo de los órganos localizados en la parte media del cuerpo, incluyendo al hígado, el estomago, el páncreas y el bazo. También indica la acumulación de numerosos cálculos biliares en el hígado y la vesícula. Esto además es señal de rigidez física y mental, y la tendencia hacia la dominación, el prejuicio y los celos.
  • Pies con color amarillento. Esto indica la acumulación de muchos cálculos biliares en el hígado y la vesícula. Si el color de cualquier parte del pie es de color verdoso, el funcionamiento del bazo y la linfa están seriamente alterados, lo que puede conducir a la creación de quistes, y tumores benignos y malignos.
  • Dureza en la punta del cuarto dedo del pie o callosidades en el área inferior del cuarto dedo del pie. Esto es un síntoma de que las funciones de la vesícula están inactivas. Rigidez generalizada, el encorvamiento y el dolor en el cuarto dedo del pie indican una larga historia de cálculos biliares en el hígado y la vesícula.
  • Primer dedo del pie curveado. Si él dedo más largo del pie se encorva hacia el segundo dedo del pie, las funciones hepáticas están inhibidas debido a la presencia de cálculos biliares en los conductos biliares del hígado. Al mismo tiempo, el bazo y las funciones linfáticas tienen una sobre actividad debido a la acumulación de residuos tóxicos de comidas no digeridas correctamente, y desechos metabólicos y celulares.
  • Color blanco y superficies duras en la cuarta y quinta uñas del pie. Esto indica un pobre desempeño del hígado y la vesícula, así como de los riñones y la vejiga.

La Constitución de la Materia Fecal

  • Las heces fecales despiden olores fuertes, amargos o
    penetrantes. Esto significa que la comida no ha sido digerida
    correctamente. La comida fermentada o en descomposición y la
    presencia de grandes cantidades de bacteria ” poco amigable ” en las heces fecales provocan el olor anormal y la textura pegajosa. Las heces fecales normales están cubiertas de una delgada capa de mucosa, previniendo que el ano se ensucie.
  • Heces fecales secas y duras. Son indicación de estreñimiento, como lo son las heces fecales pegajosas. La diarrea es otra señal del pobre desempeño del sistema digestivo y el hígado, en particular.
  • Las heces fecales se ven de color pálido o color arcilla. Esta es otra señal del pobre desempeño hepático (la bilis da a las heces fecales su color café). Si las heces fecales flotan, es porque contienen grandes cantidades de grasa sin digerir, haciéndolas más ligeras que el agua.

Conclusión

Puede haber una mayor cantidad de señales y síntomas que indican la
presencia de cálculos biliares en el hígado y la vesícula, un número mayor
a las enlistadas anteriormente. Dolores en el hombro derecho, la
epicondilitis lateral (codo de tenista), hombro paralizado, adormecimiento
de las piernas, y la ciática, por ejemplo, pueden obtener relaciones obvias
con los cálculos biliares en el hígado. Sin embargo, al remover los
cálculos biliares, esas condiciones desaparecen generalmente.
El cuerpo es una red de información, y cada parte tiene influencia y se
comunica con el resto de las partes. Marcas o señales que aparentemente
son insignificantes en la piel, los ojos, o los dedos de los pies, pueden ser
las señales de condiciones de salud más severas. Al reconocerlas y al
limpiar el hígado y la vesícula, junto con la adopción de un régimen alimenticio y un estilo de vida saludable; las señales del bienestar y la vitalidad comienzan a reaparecer. Para prevenir las enfermedades y hacer la permanencia de la salud una realidad, primero se necesita entender las causas de los cálculos biliares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here